Inflación en Brasil

Inflación en Brasil

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasInflación en...,La economía

Actualmente el gigante amazónico está atravesando por una de las peores crisis políticas que ha tenido en su historia republicana. Las salpicaduras de corrupción al gobierno por parte de grandes empresas como Petrobras u Odebrecht han hecho que las bases del Estado se tambaleen y se sumerjan en acusaciones mutuas y todo ello va a la par de una economía que se encuentra en recesión y con mucha dificultad para encontrar el acelerador que tanto buscan.

Altos índices de desempleo y una tasa de interés muy alta para la obtención de créditos son precisamente productos de este estancamiento económico por el que está pasando el Brasil más sin embargo esto ha tenido cierto impacto “positivo” sobre la inflación brasilera puesto que ha marcado también cierto desaceleramiento de los precios y ha permitido que la inflación sea un poco más manejable por parte del gobierno central.

Inflación en Brasil

Inflación en Brasil en 2016

La inflación de Brasil para el año 2016 cerró en un 6,29% y representó un logro para el gobierno del presidente Temer puesto que era una tasa dentro de las proyecciones de la Administración brasilera y que además demostraba una fuerte disminución en comparación con la inflación del año 2015 que terminó con una tasa de 10,67% y fue una de las más altas dentro de la historia económica del país amazónico.

Esta disminución de la inflación representó una esperanza para la aceleración de la economía nacional puesto que era la luz verde que necesitaba el Banco Central brasilero para la disminución de unas tasas de interés que han encarecido duramente el crédito y que por lo tanto han influenciado de manera directa en una disminución considerable sobre la demanda de productos dentro de la economía brasilera y de esta forma se podría empezar la fluidez económica que pudiera reactivar la economía con más consumidores y con el aumento de las ventas por parte del comercio.

La base que se construyó en el año 2016 espera que se mantenga esta desaceleración de los precios durante los próximos años, buscando así que la economía del Brasil crezca al mismo tiempo que se mantenga con una inflación controlable por parte del gobierno y que también pueda ser aceptable para el resto de los brasileros y consumidores del Brasil que hoy en día no demandan los productos por causa de su poco poder de adquisición.

Inflación en Brasil en 2017

Las proyecciones para la inflación anualizada del año 2017 son muy positivas y se espera que la tasa inflacionaria siga a la baja y que inclusive sea menor a la que se obtuvo en el año 2016. Según las proyecciones de economistas internos del Brasil y del Banco Central Brasilero, la inflación anual del 2017 se encontrará situada en un 3,93%, siendo así una de las tasas inflacionarias más bajas que se han tenido en la historia de la economía amazónica. Aunque no serían por el resultado de un crecimiento económico como se vio en años anteriores sino que serían por causa precisamente de la baja demanda y del poco poder adquisitivo por el que está pasando la mayoría de los ciudadanos brasileros.

Sin embargo, esta proyección permitiría que la inflación se ubique dentro del parámetro de 4,5% que el gobierno nacional ha establecido para el cierre de este año, lo que sin duda daría mayor esperanza para un crecimiento económico y la detención de la recesión por la que ha pasado el país durante el año 2015 y 2016. Esta baja inflación también permitiría que el impacto social para los brasileros sea menor puesto que la adquisición de los productos se podría realizar de una manera más sencilla y a menor costo por parte de todos los ciudadanos y sin importar su clase social.

De hecho, siguiendo con el tema del crecimiento económico de Brasil, según diversos expertos en economía, el PIB de Brasil podría obtener un avance este año cercano al 0,50%. Un crecimiento que a priori se podría ver minúsculo para una economía tan grande como la del Brasil pero que si se considera el decrecimiento continúo del 2015 y el 2016, sería un avance bastante considerable tanto para el Brasil como para el resto de las economías de la región que tienen relaciones económicas con este país.

No te olvides comentar en nuestra pagina de Steemit, espero tus puntos de vista:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *