Tipos de inflación

Tipos de inflación

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasLa economía

Ya teniendo claro lo que es el concepto de la inflación y como está se produce dentro de las economías mundiales, conviene distinguir los distintos tipos de inflación que se pueden presentar y cuales son algunos de los rasgos distintivos que hacen cada tipo una clasificación única. La clasificación no es exclusiva, podemos ver dentro del mundo económico distintas maneras de ordenar los tipos de inflación pero hoy nos enfocaremos en solo las principales.

Una de las clasificaciones más aceptadas por los estudiosos es las que distingue la inflación según los dos extremos posibles, la Estanflación y la hiperinflación. Debemos decir que ambos tipos de inflación son catastróficas para cualquier economía pero también es cierto que ambas son muy diferentes y que requieren medidas económicas particulares para poder superarlas.

Tipos de inflación

La hiperinflación

La hiperinflación se ve en períodos sumamente inestables de la economía, esto produce que los precios no permanezcan bajo ninguna forma uniforme o estable dentro de la vida cotidiana. Esto produce que tanto la producción como los mercados se desorganicen hasta llegar a puntos muy cercanos al quiebre.

Según distintos economistas y expertos, podemos hablar de hiperinflación cuando las tasas inflacionarias son más altas que el 1000% anual, tasa que representa un total descalabro para los salarios, rentas y tasas de interés de los ciudadanos ya que muy difícilmente los mismos se pueden equiparar  a estas tasas tan elevadas.

A lo largo de la historia hemos podido apreciar como la hiperinflación ha afectado las economías de Alemania, Zimbabue y Bolivia, países que han visto como la inflación crece a cifras de más de 4 dígitos y que han también permitido a los economistas algunos elementos para el estudio de las causas y efectos que producen la hiperinflación.

Inflación Alemania

En los procesos hiperinflacionarios la demanda real de dinero disminuye hasta los valores más mínimos, lo que resulta lógico de entender puesto que ningún ciudadano quiere tener dinero en su mano y ver como este pierde su valor en muy breve tiempo. Por esta razón las personas empiezan a buscar como cambiar de la manera más rápida posible ese dinero por algún otro tipo de bien que no se deprecie al acelerado ritmo inflacionario que afecta la economía de esa moneda en particular.

La estanflación

La estanflación, por otro lado, es un tipo de inflación aún más agresiva que la hiperinflación. La misma se genera cuando la inflación se produce al mismo tiempo que la economía se encuentra en un estancamiento en general. La cuestión aquí es que se combinan la inflación, el desempleo y la baja productividad de los sectores económicos y productivos del país.

Todos los males que se ven en la estanflación producen consecuencias aún más graves puesto que en las economías que se produce es muy probable observar como los productos escasean debido a la baja productividad de la industria y al mismo tiempo esos productos escaseados tienen un valor sumamente alto que va en aumento a un ritmo sumamente rápido.

Otro de las problemáticas relacionadas con la estanflación es que las medidas generales y usuales que se practican para poder frenar las tasas inflacionarias en situaciones normales, no se pueden aplicar para estos casos. Ni las tasas de interés ni los salarios de los trabajadores pueden ser aumentados puesto que esto perjudicaría más aún al sector productivo y por consiguiente se generaría más desempleo.

La estanflación provoca la necesidad de que la solución que se plantee sea una cuestión general para toda la economía, es decir que las políticas macroeconomías se tracen pensando en varios sectores y elementos activos de la economía nacional. Esto sin duda representa un reto complicado para los economistas y es por esto que se considera que la estanflación es la inflación más compleja de tratar.

Dentro de las economías del mundo, hoy en día es posible apreciar una especie de estanflación en la economía de Venezuela. Aquí podremos observar como la tasa inflacionaria anual sube a un ritmo sumamente acelerado al mismo tiempo que los niveles productivos de las industrias y empresas van decreciendo, lo que ha generado sin dudas un proceso de escasez alarmante dentro de la sociedad en general y que además ha demostrado que las soluciones para una economía con este tipo de inflaciones no son para nada fáciles de determinar.

Inflación y deflación

Leer más de la deflación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *